LA AJD SE MANIFIESTA SOBRE EL ACUERDO ADMINISTRATIVO No. PCSJ 36-2019

La Asociación de Jueces por la Democracia (AJD), ante el acuerdo administrativo emitido por la Corte Suprema de Justicia sobre el reajuste al salario mínimo aplicable para el año fiscal 2019 se pronuncia bajo las consideraciones siguientes:

  1. Por una parte, reconocemos la buena voluntad y el compromiso cumplido de manera parcial por el Presidente del Poder Judicial, al haber aumentado durante tres años consecutivos las bases salariales de las diferentes categorías o escalafones del Poder Judicial, aunque en el actual aumento no se incluyeron las bases salariales de los jueces de paz y cortes de apelaciones, pero comprendemos que de esta no se realizó aumento para acortar la desproporcionalidad salarial que existe en la actualidad.
  2. Por otra parte, criticamos que desde la actual presidencia se continúe con la promoción y ejercicio de la práctica inveterada  de crear desigualdad y discriminación en la función jurisdiccional (la jurisdicción es una, por lo tanto el trato para cada funcionario judicial debe ser igual); tal desigualdad y discriminación, se crea en parte por la forma en que se efectúan los aumentos salariales, es decir porque estos se realizan en consideración a un porcentaje, lo cual causa que los funcionarios judiciales que más ganan reciban un mayor aumento. Por ejemplo, un juez que gana L. 86,000.00 con el actual incremento del 5% el aumento líquido es de L. 4,250.00; en cambio, otro juez que gana L. 30,000.00 el aumento es de L.1,500.00. 
  3. Comprendemos, que el presidente de la Corte Suprema de Justicia en relación con conjurar la desigualdad y discriminación en la función jurisdiccional en tema salarial se ha comprometido desde hace tres años de manera reiterada, lo cual genera esperanzas y mantiene vivas las expectativas de que se cumplan con los compromisos asumidos en el menor tiempo posible. 
  4. Consideramos, que la causa principal de la desigualdad y discriminación de marras lo constituye la actual estructura judicial por la cual está organizado el Poder Judicial, porque se trata de una estructura primitiva, pues responde al modelo napoleónico, por lo tanto, se trata de una estructura anacrónica y nada democrática y no igualitaria.
  5.  Entendemos, que aquel modelo es heredado y en nada es achacable a la actual administración del Poder Judicial, por ello, desde la AJD invitamos al presidente de la Corte Suprema de Justicia a realizar mesas de trabajo que promuevan el acercamiento, debate y el consenso entre los diversos actores del Poder Judicial, para plantear al Poder legislativo una reforma profunda a la organización del Poder Judicial, que implique su estructuración en consonancia con un modelo democrático, independiente e imparcial; en tal sentido, este modelo democrático debe estar inspirado por los principios de horizontalidad, apoliticidad en el nombramiento de todos los jueces (inclúyase a los jueces de la alta corte), pluralidad, igualdad, libre participación, pública, transparente y por oposición para acceder a la función jurisdiccional, e independencia efectiva (no simbólica) e imparcialidad, a través del cual se garantice una organización y atribuciones de vanguardia  del Poder Judicial.
  6. Reiteramos como AJD, que nuestro afán es contribuir genuinamente en el fortalecimiento y credibilidad del poder judicial, y aspiramos a la implementación de un modelo de gestión moderno, transparente y participativo, con una sólida estructura legal sustentada en principios democráticos.

16 de septiembre de 2019

JUNTA DIRECTIVA NACIONAL

ASOCIACIÓN DE JUECES POR LA DEMOCRACIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *