Corporación municipal declaró Non Gratos a Defensores de Derechos Humanos

Tegucigalpa, Honduras (AJD). Al alto riesgo que sufren las y los defensores de derechos humanos en Honduras por criminalización, asesinatos, persecución, campañas de difamación, ahora se suma la decisión de una Corporación Municipal de Honduras de declarar No Gratos a defensores.

“Por unanimidad de votos una Corporación Municipal, cuyo nombre no fue revelado, determinó que “no son bien recibidas, aceptadas y toleradas”, en ese término municipal, las personas defensoras y defensores de derechos humanos que discrepen con el criterio de ésa Corporación sobre el desarrollo del municipio”, reveló un boletín del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh).

Pese a los cuestionamientos a la labor del Conadeh en la defensa auténtica de las y los defensores, su representante el doctor Roberto Herrera Cáceres, expresó su preocupación luego de conocer un acuerdo adoptado por una Corporación Municipal del país, cuyo nombre no fue revelado, en el que se declara que “no son bien recibidas, aceptadas y toleradas”, en ese término municipal, las personas defensoras y defensores de derechos humanos que discrepen con el criterio de ésa Corporación sobre el desarrollo del municipio.

El CONADEH recomendó firmemente que se modifiquen los criterios que generaron esa resolución, por parte de la Corporación Municipal, y se garantice la labor de los defensores de los derechos humanos, encaminadas a defender los derechos de los demás.

Según cifras de Conadeh, a junio de 2018, alrededor de 135 personas defensoras de los derechos humanos eran objeto de medidas de protección en Honduras.

Según publicaciones de prensa, en junio de 2018, el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la Situación de los Defensores de Derechos Humanos, Michel Forst, reveló que en Honduras entre el 2016 y el 2017 alrededor de 1,232 defensores de derechos humanos fueron objeto de ataques a nivel nacional y advirtió que las y los defensores de derechos humanos en Honduras enfrentan “una situación de extremo riesgo”.

En su informe de agosto de 2018, tras su visita de varios días, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) advirtió al sistema de justicia que “debe evitar que las autoridades o terceros manipulen el poder punitivo del Estado y sus órganos de justicia con el fin de hostigar a defensoras y defensores de derechos humanos”.

“El Estado debe adoptar todas las medidas necesarias para evitar que mediante investigaciones judiciales se someta a juicios injustos o infundados a las defensoras y defensores de derechos humanos”, cita este informe.

La criminalización y leyes nocivas para ejercer su labor, graves riesgos que corren los defensores en Honduras.

Por su parte, el diagnóstico sobre la Protección de Defensores y Defensoras de Derechos Humanos en Honduras, denominado “David contra Goliat”, de junio de 2018, del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH), confirma que el riesgo y violaciones a los derechos humanos de que son víctimas los y las defensoras de derechos humanos de las organizaciones no gubernamentales y sociales que defienden este derecho.

“La difamación, las detenciones arbitrarias, la libertad de expresión, la obstaculización de la defensoría, el desplazamiento forzado, el acoso sexual y la criminalización son los riesgo de carácter grave que van en aumento”, según este diagnóstico, elaborado por la fundación colombiana Hasta Encontrarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *